Cómo usar un vibrador durante el sexo

junio 18, 2020 Desactivado Por admin

Aunque estés acostumbrada a pensar que los vibradores están diseñados para conseguir orgasmos tú sola, te estás perdiendo de otras maneras de ponerlo en uso con tu pareja. ¡O con cualquier artículo que puedas conseguir en una tienda de productos eróticos o sexshop mayorista!

Según Fucsia.co, el clítoris y la vulva contienen terminaciones nerviosas que son particularmente sensibles a la sensación de la vibración haciendo de este tipo de juguetes sexuales ideales para llegar al clímax.

Estas son (solo) 8 de las formas en que puedes usar un vibrador durante el sexo con tu pareja.

1. Des-pa-cito

Comienza con un ajuste lento y usa deja que use la punta del vibrador para rodear tus pezones (y tú los de él). A medida que gires, sube la velocidad. Alterna entre el vibrador y tu boca para obtener mejores resultados.

2. Contigo en la distancia

Busca uno que tenga opción de Bluetooth o Wi-fi habilitada así puedes usarlo estando físicamente con tu pareja o desde lejos. Además será un gran ejercicio para cederle el control a tu chico.

3. Cuando le bajes…

Sostén el vibrador sobre tu mejilla- la humedad de tu boca junto con la leve vibración lo van a volver loco. Por algo a esta posición le dicen “La Mejor Novia Del Mundo”- y no estamos bromeando.

4. Y cuando el a ti…

Haz que tu pareja ponga dentro de ti el vibrador, inclinándolo hacia tu ombligo. El combo de la estimulación de su boca y la vibración son ideales para un orgasmo increíblemente intenso.

5. ¿Quieres un juego previo?

Trata de usarlo solo sobre la ropa interior, ¡trata! Sobre todo si es la primera vez, es la forma perfecta para iniciarse, tal y como meter un dedo al agua para probarla. Frótalo de arriba a abajo y pídele que en ti haga pequeños círculos sobre tu vulva y clítoris.

6. Entrega el control

En este caso necesitas un vibrador inalámbrico: entrégale el control, y permítele tener el poder absoluto del juguete, y deja que lo use como le plazca mientras te penetra.

También puedes pedirle que se acueste sobre su espalda, súbete sobre el boca arriba, de manera que tu espalda esté contra su pecho- así el frente de tu cuerpo queda completamente expuesto, y entrégate a él, dejando que pase el vibrador por todo tu cuerpo- desde tus senos hasta tu clítoris.

7. Estimula el perineo

El pequeño espacio de piel entre sus testículos y ano es el perineo, ¡y es muy sensible! Busca un modelo de vibrador pequeño, idealmente con forma de huevo, y úsalo durante el sexo cuando tú estés encima.

8. El único anillo que le deberías exigir a un hombre

Ideal para los principiantes, si quieres incursionar con juguetes sexuales los anillos vibrantes de silicona son ideales. Pues además de que los puedes conseguir en cualquier farmacia son de uso muy fácil- solo se debe insertar alrededor del pene. El pulsar se sentirá increíble para él, y si se pone sobre ti disfrutarás de las vibraciones cada vez que te penetra.

¿No ves la hora de probarlo?- corre donde tu chico y ponlo a vibrar (literalmente)… ¿Que no tienes uno?- corre a comprarlo siguiendo estos consejos, te lo mereces.

Lo más importante es poder ir a una tienda donde puedas hacer preguntas, tocar y sentir los productos- evita las compras en línea (al principio). La clave está en ser específica y asesorarse en cuanto a lo que quieres. Existen distintas variaciones en formas y fuerza, pueden ser de pilas, sin cables y recargables o con cable.

Sin embargo si es tu primera vez las expertas recomiendan los vibradores de palma pues su forma de piedra curva masajea y se adapta a la vulva para proporcionar vibración externa al clítoris y al área circundante. Aun así está en tus manos si quieres un vibrador externo o interno- ¡todo depende de ti! (ya verás).

Por último, una vez elijas tu juguete asegúrate de preguntar acerca de la limpieza y desinfección del producto.

Y ahora sí- estás preparada para una noche apasionada, pero no olvides invitar a tu chico también.

Pero ¡ojo! en algunos casos puedes afectar su ego al sugerir agregar un vibrador a la acción así que asegúrate de dejarle claro que aunque lo suyo es especial, único e irremplazable (pausa para risas) no le ves nada de malo en agregar una pequeña estimulación adicional. Y si se pone sensible y no quiere hacerlo tal vez quieras considerar cambiar- de pareja, ¡por supuesto!