Luz al final del túnel del amor.

junio 29, 2020 Desactivado Por admin

Aquí hay un poco de inspiración positiva para el sexo: una mujer casada monógama dice que ella y su esposo están usando la masturbación para “quitarle la vergüenza a nuestra sexualidad”. Qué significa eso? Diddling ilimitado. Juntos. Solo. Cuando. Sin embargo. “Mi esposo tiene total libertad para masturbarse: conmigo, sin mí, con pornografía, sin pornografía, con juguetes, sin juguetes”, dice Adella de Marina del Rey, California, quien respondió a una consulta de HARO pero prefiere mantener su apellido. privado. “Me da la misma libertad total. Podemos compartirlo o mantenerlo en privado. Después de nueve años de matrimonio, hay muchas veces que está de humor y yo no, y viceversa. Estoy agradecido de que tengamos la libertad de masturbarnos “.

Adella, como era de esperar, todavía se encuentra entre la minoría.

“Escucho de muchas mujeres que se sienten amenazadas de que sus hombres se masturban fuera de la vida sexual que comparten”, dice Masini. “Esta no es una pelea que quieres elegir. Si él no está haciendo trampa, y usted está compartiendo una vida sexual feliz, déjelo ir “. O para poner todo el argumento bajo una luz de refuerzo positivo, considere esta nueva regla de oro de la masturbación: recuerde borrar una regularmente y hacerlo por el bien de su relación. “Masturbarse”, concluye Block. “Masturbarse solo. Masturbarse con su pareja. Masturbarse para su pareja. Habla sobre masturbarse. Hazlo parte de tu juego sexual. Agregue la masturbación a su conversación sucia, un juego sexual y un juguete de tu sexshop favorito. Y, si es necesario, finge hasta que lo consigas. Una vez que comiences a hacerlo y comiences a silenciar esas tontas y antiguas voces de religión y costumbres sociales arcaicas, te encontrarás disfrutando el uno al otro, y a ti mismo, más que nunca “.